Ortodoncia

Ortodoncia

La ortodoncia es la especialidad de la odontología que estudia el movimiento dental y se dedica a la prevención y corrección de las malposiciones de los dientes y maxilares. La ortodoncia se encarga de construir sonrisas bonitas llevando los dientes, labios y huesos maxilares a una situación armónica.
Las personas, cada vez más, se conciencian sobre la importancia de tener unos dientes en perfecto estado. El hecho de que los dientes estén alineados correctamente no solo repercutirá desde un punto de vista estético sino que tendrá también importancia en los aspectos funcionales y articulares.
En edades de crecimiento se tratan las alteraciones de los maxilares fácilmente con ortopedia, y en adultos, gracias a nuevas técnicas y materiales existentes, el ortodoncista es capaz de corregir grandes defectos también.
En EGDENTAL contamos con nuestra experta ortodoncista y directora de la clínica la Dra. Esther García de Diego, especialista en todas las técnicas de ortodoncia y en articulación temporomandibular (ATM) hay que destacar de ella que es muy metódica en su trabajo, es muy cuidadosa y detallista, es una gran amante del sentido de la estética y una apasionada de su profesión, siempre le gusta superar sus expectativas. Obtuvo la certificación en la técnica Invisalign, Damon e Insignia.

Preguntas frecuentes

Nuestro objetivo es responder a todas sus preguntas de manera oportuna.

¿A qué edad se debe realizar la primera consulta de ortodoncia?

Los ortodoncistas pueden solucionar la mayoría de los problemas dentales a cualquier edad. No obstante, todos los niños deberían realizar una primera consulta de ortodoncia en torno a los 6-7 años de edad, después de la erupción de los primeros dientes definitivos, de hecho, la Asociación Americana de Ortodoncia recomienda que los niños vean a un ortodoncista no más tarde de los siete años. El tratamiento de ortodoncia es apropiado tanto para niños como para adultos. Siempre que los dientes estén sanos, se puede corregir su posición a cualquier edad.
Es cierto que algunas patologías de ortodoncia tienen un tratamiento más sencillo si se tratan a una edad más temprana, cuando la mandíbula y el maxilar todavía se están desarrollando. Por lo tanto, recomendamos una visita al ortodoncista alrededor de los 7 años de edad, no necesariamente para empezar el tratamiento, pero sí para planificarlo.

¿Cuáles son los beneficios de realizar una ortodoncia?

Son varios los beneficios de la ortodoncia: mejora la estética de la cara y de la sonrisa, con el consecuente aumento de autoestima, consigue el correcto alineamiento de los dientes, facilitando la higiene dental y reduciendo el riesgo de caries y problemas gingivales, la buena función masticatoria, muscular y de la articulación de los maxilares con claros beneficios en la salud y bienestar general.
Por tanto, alinearte los dientes es beneficioso tanto para mejorar tu salud como para tu estética. Los perjuicios de no abordar este tratamiento a cualquier persona que lo necesite son los siguientes:
Si los dientes se mantienen torcidos o apiñados es mucho más difícil mantener una buena higiene bucal, en un futuro, esto puede ocasionar caries, enfermedad periodontal o incluso la pérdida de los dientes, hay ciertos aspectos relacionados con la ortodoncia que si no se tratan, pueden derivar en desgaste o fractura de la superficie de los dientes, mala masticación, tensión en las encías y el hueso, o mala oclusión que puede desencadenar dolores de cabeza y de cervicales.
Además de las cuestiones de salud, hay un claro beneficio estético de tener una sonrisa atractiva. El tratamiento de ortodoncia no solamente puede mejorar el aspecto de los dientes, sino también los labios y el rostro. No debemos infravalorar la influencia de una bonita sonrisa en nuestra autoconfianza y en el desarrollo de relaciones personales y profesionales satisfactorias.

¿Cuánto tiempo puede durar un tratamiento de ortodoncia?

El tratamiento de ortodoncia puede durar 12 meses, 18, 24 o 30 meses dependiendo del recorrido que tengan que realizar los dientes a través del hueso alveolar, respetando siempre la biología de cada paciente. Sin embargo, las malposiciones leves pueden precisar solamente unos meses. El tiempo total dependerá de la severidad del problema, de la anatomía del paciente, de su colaboración y de la técnica utilizada por la ortodoncista según el diagnóstico que precise. Una vez finalizado el tratamiento esta siempre indicado el uso de un retenedor, bien sea fijo colocado en la cara interna de los dientes o removible de uso nocturno, para evitar que los dientes vuelvan a su posición inicial.
Para un buen diagnóstico del caso y para poder planificarlo en el tiempo hemos de tener en cuenta que el ortodoncista tendrá que realizar fotografías, radiografías o modelos de estudio para poder comunicar al paciente el diagnóstico y cuál es la mejor opción de tratamiento.
Debemos saber que a pesar de todas estas pruebas y una vez planificado el tiempo de tratamiento, éste podrá variar en función de la cooperación del paciente y de cómo responda el paciente a dicho tratamiento.
Acudir correctamente a las citas programadas por el especialista, será otro de los factores a tener en cuenta si queremos que las previsiones se cumplan. En caso de no poder acudir a alguna cita programada, se debe intentar sustituir por otra en el menor espacio de tiempo posible.

¿Necesito cuidados especiales durante el tratamiento de ortodoncia?

Las recomendaciones sobre el cuidado durante el tratamiento son sencillas: La aparatología fija facilita la acumulación de placa bacteriana durante el tratamiento, por este motivo los dientes deben cepillarse después de todas las comidas con pasta fluorada y un cepillo específico de ortodoncia, se debe evitar alimentos duros que puedan dañar los aparatos dentales y provocar que se despeguen, debemos intentar evitar ciertos hábitos como morderse las uñas. Cada vez que se daña un aparato debemos visitar al ortodoncista y el tratamiento puede alargarse. El ortodoncista le informará sobre las instrucciones higiénicas correctas.
Aparte de los cuidados señalados, un paciente con un aparato dental puede hacer una vida totalmente normal, no se diferencia mucho de alguien que no lo lleva. Las revisiones periódicas son muy importantes para que el ortodoncista controle todos estos parámetros.
En caso de aparatos removibles, los cuidados son básicamente los mismos que los fijos, con la diferencia de que el paciente podrá lavarlo y cepillarlo fuera de la boca.