Estética Dental

Estética Dental

La estética dental es la disciplina de la Odontología que se encarga de tratar todas aquellas alteraciones, dismorfias y patologías de la morfología bucodental para lograr un canon de belleza que se ajuste al ideal social de hoy en día, y engloba una serie de tratamientos que tienen como objetivo mejorar la sonrisa del paciente y lograr una armonía estética de la boca y la belleza de la sonrisa. Prácticas como el blanqueamiento dental o las carillas tienen como objetivo mejorar la estética dental.
Actualmente, tener una buena sonrisa es sinónimo de salud y bienestar social. Cada vez son más los pacientes que se preocupan por tener no sólo una boca sana, sino también una bonita sonrisa gracias a tratamientos de blanqueamiento dental. Técnicas como la Ortodoncia, el blanqueamiento dental, los Empastes estéticos o las Carillas de porcelana han sufrido una evolución, orientada hacia la estética, para satisfacer las demandas actuales de la población. Hoy en día es posible realizar desde un sencillo blanqueamiento dental, hasta la reposición completa de todos los dientes mediante técnicas implantológicas. Los tratamientos de estética pueden ir enfocados a mejorar la malposición o el color de los dientes y también su forma y tamaño.
En EGEDENTAL somos especialistas sobre los tratamientos en estética dental, contamos con dos grandes doctoras especialistas en la materia, nuestra directora la Dra. Esther García de Diego, experta encargada de la ortodoncia y del equipo médico, y la Dra. Rosina Peralta, especialista en diseño de sonrisa y tratamientos con carillas. Contacta con nosotros y consúltanos sin ningún tipo de compromiso.

Preguntas frecuentes

Nuestro objetivo es responder a todas sus preguntas de manera oportuna.

¿Los blanqueamientos dentales son seguros y eficaces?

Aunque existen referencias muy antiguas a los blanqueamientos dentales, fue a finales del siglo pasado cuando se dio la verdadera socialización de este tipo de tratamiento.
Hoy en día existen diferentes materiales y técnicas de blanqueamiento que, seleccionados y usados correctamente, permiten resultados eficaces de forma segura. Aunque existen en el mercado productos de venta libre publicitados como blanqueadores, constituyen una opción poco segura y eficaz.

¿Quién puede ser sometido a un blanqueamiento dental?

En principio, cualquier persona con un buen estado de salud oral, puede realizar un blanqueamiento dental. Pacientes con problemas de caries, hipersensibilidad, desgastes, problemas gingivales, pueden necesitar tratamientos previos.
En cuanto a la edad, los jóvenes y adolescentes pueden realizar blanqueamientos, siempre y cuando tengamos en cuenta que las características anatomo-fisiológicas de los dientes, a estas edades, exigen cuidados especiales. Las personas con restauraciones y/o prótesis fija deben de ser advertidos de la posible necesidad de cambiarlas al terminar el tratamiento con el objeto de igualar el color (que no es modificado con el blanqueamiento).

¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?

De modo general, los efectos secundarios, ya sea a nivel dental como gingival, están relacionados con la concentración del producto, la forma de aplicarlo y las condiciones específicas de cada paciente. Los más frecuentes son la sensibilidad dental y alguna molestia gingival que suelen desaparecer al interrumpir el tratamiento.
La aplicación incorrecta de los productos puede provocar lesiones más importantes que son prevenibles realizando una buena praxis.

¿Qué materiales y técnicas de blanqueamiento son las más adecuadas?

Refiriéndonos en exclusiva a las técnicas de blanqueamiento profesional, que son las que nos pueden garantizar un resultado, podemos distinguirlas, de forma general, en base a la concentración del producto químico utilizado y en la forma de utilización.
El peróxido de carbamida al 10 % se aplica de forma directa en domicilio usando unas cubetas, confeccionadas a medida por el profesional para tal fin. La aplicación se realizará en períodos variables de 1-6 horas durante generalmente semanas. Se pueden utilizar también productos más concentrados, generalmente peróxido de hidrógeno, que requieren la aplicación por parte del profesional en condiciones más controladas.